Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Búsqueda de blogs

Cómo decorar un dormitorio de estilo escandinavo

Publicado hace9 meses 

Si quieres un estilo de decoración que combine elegancia, simplicidad y funcionalidad, el dormitorio nórdico es perfecto para ti. Inspirado en los países escandinavos, este estilo se ha convertido en una tendencia popular por su estética minimalista, uso de colores suaves y materiales naturales.

En este artículo, te proporcionamos ideas y consejos para decorar un dormitorio nórdico y crear un ambiente relajante y acogedor en tu hogar.

Fíjate en los colores y paleta de tonos

El dormitorio nórdico se caracteriza por el uso de colores claros y neutros, que ayudan a crear una sensación de luminosidad y amplitud en el espacio. Los tonos blancos, grises y beige son los más comunes en este estilo de decoración. Asimismo, puedes optar por pintar las paredes en un tono blanco puro o utilizar un tono suave de gris para añadir un toque de calidez.

Además de los colores neutros, también puedes incorporar acentos de colores pastel, como el rosa claro, el azul o el verde menta. De esta forma, añades un toque de frescura y delicadeza a la habitación.

Muebles y elementos principales

En un dormitorio nórdico, los muebles son funcionales y de líneas simples. Así que, opta por piezas de mobiliario con acabados en madera clara, como el roble o el abedul, que aportarán calidez y naturalidad al ambiente. Los diseños minimalistas y de líneas rectas son ideales para este estilo de decoración.

La cama es el elemento principal en cualquier dormitorio, por lo que elige una cama con un diseño sencillo y elegante. Te recomendamos elegir una cama de madera con un cabecero minimalista o una cama con estructura de metal en tonos blancos o negros.

Ropa de cama y textiles

La ropa de cama en un dormitorio nórdico debe ser suave, cómoda y de alta calidad. Asimismo, opta por sábanas de algodón o lino en tonos neutros, como el blanco o el beige. Añade mantas de punto grueso o tejidos de lana para darle textura y calidez al ambiente.

Los cojines y las almohadas también son elementos importantes en la decoración de un dormitorio nórdico. Elige fundas de cojín en colores suaves y estampados geométricos simples. Puedes combinar diferentes tamaños y formas para crear un aspecto acogedor y sofisticado.

Iluminación natural y artificial

La iluminación es un aspecto fundamental en un dormitorio nórdico. Aprovecha al máximo la luz natural, manteniendo las ventanas sin cortinas o utilizando cortinas ligeras que permitan el paso de la luz. Si tus ventanas son pequeñas o no reciben mucha luz, puedes utilizar espejos estratégicamente colocados para reflejar la luz y hacer que la habitación parezca más luminosa.

Además de la luz natural, es importante contar con una iluminación artificial adecuada. De igual manera, elige lámparas de techo suspendidas con diseños simples y elegantes, que proporcionen una luz suave y difusa en toda la habitación.

También puedes incorporar lámparas de mesa o apliques de pared para crear puntos de luz adicionales y generar un ambiente acogedor durante las horas de la noche.

Detalles y accesorios

Los detalles y accesorios son elementos clave para completar la decoración de un dormitorio nórdico. Aquí te proporcionamos algunas ideas:

  • Plantas: Las plantas son un elemento esencial en la decoración nórdica. Puedes añadir plantas de interior, como helechos, suculentas o cactus, para añadir vida y frescura al espacio. Opta por macetas de cerámica en tonos neutros o macramé para mantener la estética natural y orgánica.

  • Espejos: Los espejos no solo ayudan a reflejar la luz,  también dan la sensación de amplitud en un dormitorio. Utiliza espejos de tamaño mediano o grande con marcos simples y elegantes, o elige espejos de cuerpo entero para una mayor funcionalidad.

  • Arte y fotografías: Decora las paredes con obras de arte minimalistas o fotografías en blanco y negro. Asimismo, opta por marcos simples y coloca las piezas de manera armoniosa, evitando sobrecargar el espacio.

  • Texturas naturales: Añade texturas naturales a través de alfombras de fibras vegetales, como yute o sisal, que aportarán calidez y suavidad al suelo. También puedes incorporar mantas de punto, cojines de piel sintética o cestas de mimbre para añadir capas de texturas y crear un ambiente acogedor.


Decorar un dormitorio nórdico es una excelente opción si buscas un estilo minimalista, acogedor y funcional. Utiliza colores claros, materiales naturales y elementos simples para crear un ambiente relajante y sofisticado. No olvides prestar atención a la iluminación, los detalles y el orden para lograr un resultado final armónico.

Menú

Llámanos

Login

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse