Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Búsqueda de blogs

CORDOBÁN Y GUADAMECÍ: TRADICIÓN Y ARTESANÍA DECORATIVA

Publicado hace5 años  por

Hoy os hablamos de un material noble, la piel, y de un arte casi olvidado, el cordobán y el guadamecí. Ambas técnicas de repujado y elaboración se crean a partir de las técnicas de curtido árabes. Ya en el siglo XIII, los habitantes de Al-Ándalus las aprendieron mientras ésta estaba bajo dominio musulmán. Pero para poder definirlas de forma correcta será necesario plantearos las diferencias que existen entre ellas. La clave de esta distinción reside en el uso que se le da a cada una de las creaciones.

cordoban

Por una parte, el cordobán tiene un uso más práctico (sillas de montar, zapatos, guantes, cinturones, fundas de libros corales…). Para llevar a cabo sus creaciones, los artesanos parten de piel de cabra curtida, por tratarse de una superficie más gruesa y moldeable.

cordoban-artesania-2

Para realizar los relieves característicos del cordobán, el artesano la trabaja desde atrás, adaptando la piel al dibujo planteado en un molde realizado previamente. Una vez colocada la piel, la humedecen y la van estirando sobre el molde hasta que el cuero toma el relieve. Los huecos que quedan en el cuero se rellenan con algodón o cola, para que el dibujo no vuelva al sitio y se pierda el relieve.

cordoban-artesania

Por su parte el guadamecí tiene una finalidad más estética y suntuaria (tapices para pared, cuadros, sillones, sillas, biombos, cojines, cabeceros de cama, alfombras o recubrimientos de objetos decorativos) y toma más cuidado por los detalles. Al tratarse de un trabajo más artístico u ornamental, su elaboración es un poco diferente a la del cordobán.

panel-cordoban-victoria-ambar-muebles

En primer lugar, esta técnica se caracteriza por la aplicación sobre la piel ya curtida de una fina lamina de plata u oro, como capa de preparación, sobre la que a continuación pintarán o realizarán el policromado efectivo de la pieza. Una vez preparada, se procede a pintar los distintos motivos decorativos y a ferretear su superficie. El soporte sobre el que se realizan los trabajos de orfebrería es badana, piel de carnero u oveja ya curtida. Para conseguir un resultado excelente, los artesanos tienen que escoger una pieza de alta calidad y sin imperfecciones.

cordoban-artesania-proceso

Actualmente, ambas técnicas se han fusionado. Se cogen técnicas del repujado cordobán para acabarlo con la policromía y adornos de los guadamecíes. Una vez, conocemos las diferencias entre ambos, es necesario hablar del origen de esta técnica artesanal y ornamental.

panel-cordoban-ambiente-restaurante-ambar-muebles

Su origen lo encontramos en el sur de la Península Ibérica durante la época de dominio árabe (711-1492). Fueron los árabes los que introdujeron esta técnica de curtido de pieles tan elaborada y preciosista, así como muchos otros ingenios, cultivos o profesiones. De esa manera, es lógico suponer que el vocablo 'guadamecí' proviene de la palabra o expresión árabe, Wad'almasir, lo que viene a significar 'cuero trabajado y decorado'. Además, esta palabra guarda cierto parecido con la ciudad cuna de esta técnica, Ghadamés (actualmente, situada en Libia), donde ya durante el Medievo se la conocía por sus magníficos trabajos con cuero.

guadameci

Una vez asentados en España, esta técnica quedó enraizada en el sur de España, como parte de las labores artesanales del gremio de los peleteros y curtidores. Tras las reconquista cristiana y la consiguiente expulsión de los árabes, sus herederos, los moriscos y mudéjares, perpetuaron esta tradición hasta nuestros días.

guadameci-2

Con el paso de los siglos y las sucesivas modas, los estampados y dibujos han ido evolucionando. En un principio, fueron los motivos geométricos propios de la iconografía árabe (siglos XII - XV). Durante el Barroco y el Neoclásico, se añadieron motivos más europeos y adaptados a las corrientes artísticas de la época, viendo de esa manera bonitas cestas con flores, mapamundis, rosetones e incluso, majestuosos barcos, que pasaron a decorar paredes a modo de tapices o cabeceros con balaustres. Los siglos XVI, XVII, XVIII fueron los siglos de esplendor de estas obras.

cordoban-artesania-proceso-pintura

En aquella época, el trabajador de la piel era considerado como un aristócrata entre los de su gremio. El guadamecí se convirtió en símbolo de riqueza en muchas casas. Este esplendor continuó hasta finales del siglo XVIII, cuando empezó su declive, debido a la bajada de calidad de las pieles en pro de una mayor rentabilidad económica. Otra causa del cisma de esta técnica durante el siglo XIX fue la industrialización y la aparición de materiales más económicos que la piel para decorar el hogar: las telas y papeles de pared importados de Japón.

cabecero-piel-cordoban-ambar-muebles

Actualmente, el guadamecí sigue teniendo su público y sus creaciones traspasan fronteras, considerándose de nuevo como un artículo de lujo. Este es el caso de las creaciones del taller sevillano Arte2, un fabricante que, a día de hoy, consigue convertir la piel en todo un arte. Y precisamente eso es lo que transmite en sus creaciones para el hogar: cabeceros, pedestales, murales o sillas y mesas revestidas de piel policromada, que podrás encontrar en nuestra tienda online.

Artículos relacionados

Menú

Llámanos

Login

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse